STOP: Los 4 pasos para vencer un día de estrés

22.04.2017

"Voy como un pollo sin cabeza", "siento que no llego....", "no me da la vida...", "el día debería tener más de 24 horas...", "ha surgido un problema y tengo la fecha límite de entrega cercana..." ¿te suenan o te sientes identificada con alguna de ellas?, como éstas, muchas más expresiones se te pueden pasar por la cabeza a lo largo de los días o semanas cuando sientes que no das abasto con todo. Acompañados de estos pensamientos aparecen las consecuencias fisiológicas en tu cuerpo: dolor de cabeza, ansiedad, ritmo cardiaco acelerado, sensación de falta de aire de en el pecho, bloqueo mental, cansancio... ¿Se te ocurren algunas mas? Y para rizar mas el rizo se cae en pensamientos del tipo: "no voy a ser capaz...", "nunca lo voy a conseguir...", "soy torpe...", "no tengo las habilidades necesarias para afrontar esta situación....." dañando la autoestima y tu autovaloración al 100%.

Sé de lo que hablo durante un tiempo me sentí como describo anteriormente y conozco esa sensación desagradable que te deja en el cuerpo.

En ocasiones el hecho de querer conseguir muchos objetivos, de no tener una priorización y planificación de ellos, junto con los imprevistos que pueden aparecer en el día a día pueden hacer que te sientas que no das mas de si, y termines por abandonar lo que te has propuesto o bien que llegues a un grado de saturación tal que tu cuerpo se resienta y por ende que tu rendimiento disminuya mucho.

¿Qué puedes hacer para no sentir que vas con "la lengua fuera" y que tu nivel de estrés aumenta?

  • 1. En primer lugar haz una lista con los asuntos o tareas que quieres hacer en tu día.
  • 2. Pregúntate como de importantes y de urgentes son valorándolos del 1 al 10.
  • 3. Delega aquellas tareas que consideres urgentes pero no tan importantes.
  • 4. Agenda para otro momento aquel que son importantes pero poco urgentes.

-¡Vale muy bien! estarás pensando, pero ¿qué hago cuando he llegado a ese punto donde noto las consecuencias fisiológicas del estrés?

S- Suelta tensiones, siente tu cuerpo, estíralo.

T- Tomate un tiempo para ti, para respirar, para salir de la situación estresante.

O-Observa tu cuerpo, observa desde otra perspectiva la situación, observa las opciones.

P- Pasa a la acción.

STOP : Suelta las tensiones, tomate un tiempo para ti, observa las opciones que se te presentan y por supuesto pasa a la acción desde un estado emocional más calmado y positivo.

Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves cambian también .Wayne Dyer.

Si quieres más información o realizar un proceso de coaching para gestionar mejor el estrés ponte en contacto conmigo aqui Contacto y estaré encantanda de acompañarte.


Ruth Alonso, Coach experta en relaciones e inteligencia emocional.

Comment Box is loading comments...