Si has perdido el tren...¡ Cógete el bus !

14.01.2018

Hace un par de años, fui a visitar a una amiga que estaba viviendo en Viena. Nuestra idea era que al día siguiente de que yo llegase, cogeríamos un tren que nos llevaría a Budapest y pasar el fin de semana allí. Luego volveríamos a Viena para visitarlo durante un par de días. ¡Todo perfecto y "milimetrado" al segundo! ......¡Ja!

Eso era lo que pensamos pero la vida te da sorpresas... y ese viernes que llegue a Viena nos encontramos con una fiesta en la plaza del ayuntamiento......

- Natalia, nos tomamos una copa y nos vamos para casa que mañana tenemos que madrugar para coger el tren..., le decía mi mente racional mientras, mi lado emocional se lo estaba pasando bomba interactuando con los cientos de personas que allí había.
- Si, si Ruth una y nos vamos.......

Fue una de las noches más divertidas que pase en ese viaje, y por supuesto no llegamos a coger el tren, ¿Íbamos a dejar de ir a Budapest por haber perdido ese tren? ¿Íbamos a recriminarnos entre nosotras o hacia nosotras mismas el no habernos ido a dormir cuando "teníamos" que haberlo hecho?

Podrían haber sido opciones viables si nos hubiéramos dejado llevar por la culpa, la queja y el cabreo monumental, pero optamos por otra opción: ir a la estación de autobuses para coger un bus que nos llevase donde queríamos llegar.

 ¡ Qué buenos recuerdos tengo de ese viaje!

¿Por qué os cuento esta pequeña anécdota?

Por dos motivos:

  • Porque tengo la impresión de que a veces vivimos con la sensación de que "el último tren está a punto de pasar " y pensar en términos de "último ", "nunca más ", nos hace a veces subirnos a trenes que ni siquiera sabemos hacia donde se dirigen. Y claro cuando llegamos a "destino" nos preguntamos ¿Dónde estoy? ¿Con quién he venido?

Si cambiamos el tren por situaciones de nuestro día a día podemos observar a nuestro alrededor, parejas que no tienen valores comunes para alimentar su relación, personas en trabajos en los que actúan como maquinas, sin amar realmente lo que hacen y un sinfín de ejemplos más .Y todo por si era el último tren, la última oportunidad de sus vidas de vivir en una relación con alguien, o por tener un trabajo porque es lo que "hay que hacer".

  • En otras ocasiones, vivimos con la culpa y el arrepentimiento de no haber cogido ese tren hace tiempo, pero respóndeme a esta pregunta ¿Es posible coger un AVE a Sevilla y al mismo tiempo un AVE a Barcelona? No, al menos por ahora que no nos podemos desdoblar, quizá en un futuro si, pero ahora no hemos avanzado tanto tecnológicamente. 
  • Imagina que día de hoy, quieres ir a Barcelona pero la ruta del AVE que te llevaba en aquel momento en 2 horas y media ya no funciona, ¿Vas a dejar de ir a Barcelona? ¿Vas a quedarte anclado en el pasado, pensando y recriminándote porque no fuiste hace cinco años? Si optas por estas opciones, te aseguro que te sumergeras en un bucle de bloqueo que dañara seriamente tu autoestima y tu potencial ¿Qué vas a conseguir culpabilizándote por haber cogido el AVE a Sevilla hace 5 años si es lo que querías en ese momento?

Busca otras opciones que te lleven donde quieres llegar, no te limites a una sola cuando puedes crear miles con todo lo que nos ofrece la vida.

Si el tren que se dirigía a tu destino ha pasado ¡Cógete el bus!

Y por supuesto : 

¡No cojas cualquier tren por el miedo a perderlo!

Ruth Alonso, Coach experta en relaciones e inteligencia emocional